Fotos de mujeres de quillabamba

El video cuando ‘Mixtli’ cae por no soportar más la carga que llevaba arrastrando se hizo viral y fue gracias a la intervención de Defensoría Animal, encabezada por Toni y Melissa Camil, que lograron rescatarla y llevarla a la UNAM, donde los veterinarios la están tratando para que mejore su salud y luego puedan trasladarla al rancho donde ellas tienen a los animales que rescatan y, si alguien lo decide, los puedan adoptar para darles una vida digna.

El portón café del rancho se abrió, nos indicaron que al final encontraríamos a Toni y a Melissa; en el camino vimos las caballerizas y a los empleados muy concentrados, cada uno en su trabajo. Áreas verdes, muy espaciosas, y al final, una cabaña que funciona como oficina; fue ahí donde platicamos sobre la espléndida labor que realizan al rescatar animales a través de Defensoría Aminal. Es Toni quien nos explica que ella es la responsable de los caballos y yeguas que ahí tienen, y Melissa de los perros y gatos que rescatan.

Te puede interesar: Conoce a los hermanos de Jaime Camil

Puesto que no pueden despojar de sus animales a los dueños, para poder rescatarlos la asociación debe tener en su poder un acta legal del ministerio público en la cual se estipule que van por él debido a que no vive en condiciones dignas; de esa forma, obtienen la custodia legal.

“Normalmente, recibimos un mensaje o llamada donde nos solicitan ayuda. Con base en este reporte, levantamos el acta y después mandamos el remolque para recoger y transportar a los animales hacia la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM donde a veces se quedan un mes, o hasta un año, dependiendo de la gravedad de sus lesiones —otras veces mueren—, pero una vez que se recuperan lo suficiente y no necesitan más cuidados los traemos acá y aquí viven; por supuesto buscamos hogar para los caballos y en los últimos dos años hemos logrado dar 50 caballos en adopción a amigos que tienen ranchos o a clubes hípicos preparados para poder atender a un corcel. Los equinos que rescatamos no vuelven a trabajar en su vida, están libres, comen increíble y viven una vida digna, como debe ser”, la satisfacción de rescatar un animal que vive en malas condiciones es algo maravilloso para Toni, “me emociona tanto que me provoca llanto ver al animal que sufre y tiene gran dolor, pero al mismo tiempo me siento agradecida por poderlo ayudar”, asegura.

El problema de los carretoneros en México es grave, porque usan los caballos como si fueran objetos para el transporte y no se detienen a pensar que son seres vivos, que no tienen las condiciones para esas cargas pesadas, nos explica Melissa sobre esta situación.

“Los caballos no reciben comida, ni están herrados adecuadamente; además trabajan hasta 20 horas diarias, desafortunadamente muchos carretoneros no ven estos puntos. Está comprobado por estudios que quien maltrata a un animal, también maltrata a sus hijos y esposas”, nos dice Toni mientras Melissa se hace acompañar de ‘Pinky’, una de sus perritas también rescatada.

El más reciente caso de rescate fue el de la yegua ‘Mixtli’ que se hizo viral en redes sociales y ellas ahora la tienen en supervisión médica. Recibieron una llamada donde denunciaban el abuso a la yegua; sin embargo, no fue tan sencillo rescatarla, porque aunque ya tenían el documento legal para llevársela, la yegua desapareció.

“La escondieron, y tardaron dos días en encontrarla en un rancho de charros; ahí estaba tirada, no la querían entregar pero al final la rescatamos. Fue muy curioso, porque nos contaron que cuando llegaron, la yegua se levantó sola y se subió rápido al remolque. Cuando los caballos se tiran es porque ya no pueden más y no tienen la capacidad de pararse, tienen muchos metros de intestino y generalmente se mueren porque éste se les paraliza y así no pueden respirar; fue curioso porque de alguna manera intuyó que alguien la quería ayudar”. De ahí la trasladaron a la UNAM, donde hay un equipo de más de 50 personas dedicadas a su cuidado para curarla y salvarla. Melissa y Toni van seguido a visitarla para ver su progreso, ahí se han dado cuenta de la fortaleza de ‘Mixtli’, porque ha aguantado mucho. “Venía jalando más de 700 kilos de peso con el arnés mal ajustado y con la herida expuesta”, confirma Melissa y agrega que la problemática con los carretoneros es que “se estima que hay entre 3,500 y 5,000 que hacen la labor de recoger la basura que no está recolectando el gobierno, por eso existe esta economía informal, es un tema difícil que se podría cambiar dándoles bicicletas o motos, ya que es ilegal usar un animal en áreas asfaltadas”.

En cuanto la den de alta, ‘Mixtli’ se incorporará al rancho donde están los demás animales rescatados; si bien la satisfacción de rescatar animales es grande, lo que más le preocupa a Melissa son aquellos a los que no pueden ayudar.

“Sí tengo una gran satisfacción, no te lo niego, pero mi angustia por todos los que no podemos rescatar es mayor, entre más te adentras en esto te das cuenta del grado enorme de maltrato animal que existe. No hay dinero ni ayuda que alcance, es un pozo sin fondo. Es muy desgastante saber que no llegaste con otros. Hacemos todo lo que está en nuestro poder. Me gustaría ver una sociedad más activa, nos lo reportan y cuando les pedimos que nos ayuden ya sea con una pequeña cuota nos dicen que no y prefieren dejarlos, tienen que ser proactivos”; al respecto, Toni agrega que es necesario que como sociedad participemos. El apoyo que Defensoría Animal recibe, además de económico, es de voluntariado; cada determinado tiempo hacen ferias donde la gente puede adoptar tanto perros de raza que muchas veces se encuentran, como los que no se sabe de qué cruza son.

“Tenemos voluntarios que vienen a bañar a los perros, organizamos ferias de adopción, también viene gente a jugar con ellos, porque no se trata de tenerlos encerrados en una jaula. Recién rescatados los socializamos, los sacamos con correa dos veces al día para que caminen, jugamos con ellos y luego los incorporamos para que puedan ser adoptados sin que sean agresivos. Lo que más necesitamos es dinero e insumos médicos, nos pueden donar vacunas, desparasitantes, alimento, también para los caballos”, para ellas es muy importante que cada adopción sea un foco de concientización, además hacen campañas de esterilización.

“Buscamos hacer una sociedad corresponsable, en la que todos nos ayudemos, donde la gente que nos llama para levantar un reporte se involucre y sea parte de este esfuerzo, ya sea donando para sus primeras vacunas o con tiempo; todo el mundo puede hacer o aportar cosas”.

Proyecto para evitar el maltrato

En Defensoría Animal están a punto de lograr una gran meta, implementar un programa donde se le brinde asesoría a los carretoneros para que traten bien a sus animales y que no sufran maltrato. Toni nos explica que esta iniciativa será un parteaguas en la búsqueda de una solución a esta problemática, donde todo el trabajo es voluntario, sólo piden que el gobierno pague los materiales.

“Trabajamos voluntariamente con la Secretaría del Medio Ambiente en el Estado de México y ahí me encargo de asuntos equinos; tenemos un proyecto que está a la espera de autorización para ser lanzado; consiste en ir de pueblo en pueblo cada cinco semanas y juntar 25 caballos carretoneros y llevarles veterinarios, dentistas, nutriólogos, herreros y talabarteros para enseñarle a los dueños cómo hay que cuidar al caballo, darles pláticas y que sepan cómo hacer un arnés que no lastime al animal, porque una de las causas de atención más comunes son las lesiones que les produce un arnés mal ajustado al rasparle la espalda hasta provocarles un hoyo; el caballo colapsa, y ahí empiezan todos los problemas. Hay otros que no están correctamente herrados y esto también les causa lesiones en los ligamentos y tendones, lo que provoca deformación de sus cascos y que no caminan bien por el dolor. Queremos corregir esto poco a poco. Le daremos seguimiento puntual para ver si están cuidando a los caballos como debe ser”. Convencida de que la gente tiene que aprender lo que representa tener y cuidar a un caballo, espera a más tardar en cuatro meses se haga realidad este programa.

Defensoría Animal nació hace cuatro años; Toni Camil disponía de un rancho donde tenía perros rescatados y fue entonces que el gran amor que tiene toda la familia por los animales la llevó a crear esta asociación civil con Melissa, quien se dedicó a los perros callejeros maltratados, a los dos años empezaron a recibir mensajes para que ayudaran a los caballos maltratados, sobre todo los que usan los carretoneros abusando de ellos para trabajos pesados, por eso es que Toni decidió encargarse de los caballos y animales de granja y así nos lo cuenta.

“Empezamos con perros y ahora tenemos además de caballos, cerdos, burros, chivas y gallinas, todos recuperados. Hemos rescatado varios animales, es muy caro mantener un caballo y por eso a veces los dejan morir. Damos pláticas en las escuelas para orientar sobre la importancia de hacer conciencia en el cuidado de los animales, esperamos a largo plazo que el mensaje llegue a muchas personas y poder cambiar la manera de tratarlos”, finaliza Toni Camil.